ReciclArte « Ruth Moreno – Arte en Vidrio Costa Rica
  • ReciclArte

    Reciclando identidades

    Las identidades son a la cultura lo que los cascos de botella o el vidrio de desecho al medioambiente: pueden contaminarlo o pueden reciclarse y revalorizarse.
    El vidrio de desecho, los cascos de botella, los pedazos de ventana, botellas usadas…en fin, todo vidrio reciclable, lo utilizo como el símbolo de nuestras identidades polivalentes y multiculturales, porque podemos formar una pieza decorativa con ellos,  como si fuera un trozo de nuestra historia escrito para creérnosla,  que seguimos repitiendo y hablando de ella como si realmente estuviera en vigor, pero su fragilidad, debido a los acontecimientos posteriores, es tan alta, como el cristal de desecho.
    De igual manera, los usos y costumbres, signos de identidad, van quebrándose bajo la influencia y el peso de nuevos usos y costumbres que los medios de comunicación, la tecnología, las migraciones y las políticas económicas y culturales, van suplantando por nuevos fragmentos en nuestras vidas.
    Representando con los pedazos de vidrio las fragmentadas identidades que nos habitan, desarrollo piezas escultóricas para  comprender cómo la historia personal y colectiva, está constituida por fragmentos  que van adosándose unos a otros, perdiéndose el sentido de continuidad y coherencia de las identidades, que, como el vidrio, pueden contaminar nuestra vida o enriquecerla.

    MAGIA EN EL ARTE

    El artista tiene la facultad de crear. Y lo hace impregnando un lienzo o una tabla, tallando un trozo de madera, dando forma a un pedazo de piedra o a una chapa… Eso es hacer arte. Pero cuando es capaz de transformar también en arte objetos fabricados por la mano del hombre, eso es, sin duda alguna, magia.

    Es lo que nos presenta Ruth Moreno, que impresiona con su creatividad en cualquier parte del mundo donde concurre; que da nueva vida a los objetos cotidianos, la inmensa mayoría de ellos incluso desechados en el afán consumista de los demás, y los presenta, tras una manipulación sorprendente, en obras dignas de ser admiradas o en piezas que, además, tienen en no pocos casos una utilidad específica.

    Pocas personas, como ella, disponen de la sensibilidad que se necesita para manipular el vidrio, una simple y corriente botella por ejemplo, y mostrarlo como un objeto artístico; pocas, igualmente, saben insuflarles una parte de su propio espíritu, de su alma, y hacerlos inmortales para que descansen en una repisa, sobre una columna en un museo o adornando una sala en cualquier institución o galería de exposiciones en lugar de ir a parar a un vertedero como habría sido su anunciado final.

    Las manos de Ruth Moreno se pliegan dóciles al generoso caudal de su desbordante imaginación para cambiar las formas, hacer un todo de varias piezas o moldear las figuras a su alcance hasta entronizarlas, por derecho propio, en el edén del arte. Las manos de Ruth son un instrumento obediente de su férrea voluntad artística, para lograr lo imposible de las cosas cotidianas; son una especie de varitas mágicas con las que convertir, como el hada madrina de Cenicienta hizo con la calabaza, un trozo de cristal en un referente artístico que perdurará para siempre y provocará la admiración, el asombro y el elogio de quienes lo observen, además de arrancarles una gratificante sonrisa.

    Exactamente igual que la magia.

    Enrique Seijas

    Periodista colaborador del Periódico El Ideal de Granada. Asesor de Comunicación del Colegio de Gestores Administrativos de Granada, Jaén y Almería. España.

    23 de Mayo 2009.

    reciclarte